5 Consejos para realizar una traducción médica en 2018

La traducción de documentos es una actividad que ha de ser llevada a cabo por profesionales para obtener los mejores resultados posibles. En el caso de las traducciones médicas, se convierten en indispensables los siguientes consejos prácticos a la hora de afrontar un trabajo de esta índole.

Especialización, investigación y profesionalidad

El primer consejo es el de la especialización en este tipo de textos. Es muy importante subrayar que este tipo de textos no permite la más mínima licencia ya que de la información a traducir podría depender el estado de salud de la persona que lo lea. Por este motivo, resulta imprescindible especializarse en esta temática gracias a cursos y a seminarios específicos.

Podríamos comentar también la importancia de la investigación. Es decir, el buen traductor intentará mantener sus conocimientos sobre medicina continuamente actualizados gracias a la lectura de revistas médicas y a mantenerse totalmente al día de todo lo que se publica en el idioma de origen sobre las últimas novedades del sector.

La consecuencia directa del consejo anterior es la profesionalidad. La actualización de los conocimientos permite al profesional ir creando un glosario de términos de uso común que se convertirá en una herramienta de incalculable valor al traducir textos médicos en el futuro.

Adaptación y precisión

El buen traductor ha de saber adaptarse al tipo de texto a traducir. Informes médicos, historiales, recetas, consentimientos del paciente, artículos científicos o prospectos son solo algunos de los múltiples ejemplos disponibles. Dependiendo del texto a traducir será más fácil deducir quién es el destinatario final y adecuar el estilo del texto resultante a esta circunstancia.

La precisión, como la que se ofrece en https://www.linguavox.es/es/traducciones-tecnicas/traduccion-documentos/, es, sin duda, la mejor manera de conseguir el mejor resultado. Un trabajo realizado siguiendo los cinco consejos anteriores ofrecerá una información veraz que sea útil para toda persona que la lea. Además, habría que añadir que un texto científico nunca admite, como uno literario, una doble interpretación. Es decir, la ciencia expone una información de forma precisa por lo que hay que tener la total certeza de que la traducción va a reflejar de forma detallada lo que indica el texto y no una interpretación personal del texto con el que se ha trabajado.

El avance de la medicina, un problema a solucionar por el traductor

Aunque hemos indicado con anterioridad que es el profesional el que debe actualizar sus conocimientos, no es menos importante subrayar que esta tarea no es tan sencilla como parece. La medicina no deja de avanzar casi a diario lo que incide directamente en el aumento de nuevos términos que hay que controlar para conseguir la mejor traducción posible. Por suerte, en muchos casos solo habría que añadir estos términos al glosario personal para conseguir traducir los textos más actuales.

Como se habrá comprobado, la traducción de documentos médicos es una disciplina dependiente de la traducción, pero con unas características muy determinadas. Esperamos haber ayudado al profesional a plantearse la posibilidad de introducirse en un sector tan interesante como estimulante en lo que respecta a su actividad profesional.