: Multas por no cumplir con la ley de Prevención de Riesgos Laborales

El incumplimiento de las medidas de seguridad para los trabajadores mientras están en tu empresa podrá suponerte una serie de sanciones. Estas vienen recogidas en Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto.

Las infracciones o sanciones por las que puede ser penalizada una empresa están catalogadas en tres diferentes secciones, de acuerdo con el decreto mencionado. Te las explicamos a continuación.

Sanciones si no cumples con la prevención de riesgos laborales

1. Sanciones leves

Estas son las administrativas y se darán si no tomas las medidas de prevención de riesgos laborales. Se basan en la reglamentación y las normas de materia colectiva y están referidas a la salud en el trabajo y seguridad.

Sin embargo, debes saber que la razón por la que resultan leves es que no ponen en peligro grave al trabajador, ni atentan directamente contra su integridad. Por ejemplo, si las instalaciones en las que se trabajan no están limpias, si no informas sobre los accidentes que hayan podido suceder o sobre las enfermedades que han podido afectar a los trabajadores.

2. Multas graves

Tu empresa podrá tener una sanción grave si no cumple con el derecho de información o a la participación del trabajador en la normativa que se menciona. Por ejemplo, si tienes que imponer un plan de prevención y no informas al trabajador o no haces una evaluación de los riesgos y controles que estabas obligado a cumplir.

Por otra parte, quedarías expuesto a una multa grave si no hicieras las pruebas médicas periódicas que, como empresario, debes hacer a tus trabajadores para conocer su estado de salud.

3. Infracciones muy graves

Las sanciones muy graves ocurrirán si tu empresa incumple de manera muy obvia la prevención de las medidas de seguridad de los trabajadores.

Será un hecho muy grave, por ejemplo, si no cumples ciertas normas específicas de protección en los embarazos o los periodos de lactancia de una trabajadora o prevención de riesgos de los menores de edad.

También tendrá especial gravedad si no se paraliza el trabajo inmediatamente y así lo ha ordenado una inspección. Esto ocurrirá cuando la Inspección de Trabajo y Seguridad Social determine que existe un grave e inminente peligro en el trabajo para los empleados o si se informó de ello anteriormente y se ha vuelto a trabajar y se siguen sin aplicar las medidas por las que se suspendió el empleo.

La cuantía a abonar por cada sanción es diferentes: van desde el grado mínimo hasta el máximo. Así, la multa podrá variar de los 40 € (lo menos grave, dentro de una infracción leve); hasta los 20.500 € y los 800.000 € en las graves y muy graves, respectivamente y dependiendo de la actuación sancionada.

Con todo, es de vital importancia que sepas que estas multas e infracciones se pueden poner tanto a personas físicas como a jurídicas y también a comunidad de bienes. Si crees que hay algo en tu empresa que no está en orden y podría ser susceptible de ser sancionado, es importante que te informes detalladamente para saber qué tienes que hacer para solucionarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *