Las leyes de la prostitución en España

Leyes prostitución

La prostitución es un tema que despierta numerosas inquietudes en los debates entre la ciudadanía, debido a que se trata de una situación con una extraña regulación, desconocida en muchos casos por la mayoría de la población y que varía según el lugar del país al que nos refiramos. Por tanto, ¿Es legal la prostitución en España? Sí y no.

Cómo funciona la ley de prostitución en España

Esto quiere decir que no se encuentra regulada firmemente, y es que en cierto aspecto se sitúa en un limbo de la alegalidad. Con ello nos referimos a que la prostitución está prohibida en zonas de tránsito público, aunque esto no exime que en determinados clubes de alterne o nocturnos no pueda llevarse a cabo dicha actividad, siempre en un entorno íntimo y privado.

La reflexión más curiosa de este punto es que la prostitución figura como uno de los índices del Producto Interior Bruto (PIB) de nuestro país, lo cual convierte a esta actividad en un tema dilemático. Esto significa que, a pesar de que sí que está prohibida en términos generales, existe un conocimiento por parte del estado de su ejercicio en numerosos clubes de ocio nocturno, en los que dicha actividad se camufla con otro nombre. En lugares como Agencia Bilbao Escorts (http://www.agenciabilbaoescorts.com/) se ofrece un servicio y un trato íntimo, por lo que no existe apenas la posibilidad de que existan problemas en dicho ámbito.

Regulaciones locales y autonómicas

Por lo tanto, sí es cierto que numerosas ciudades españolas como Madrid, Barcelona o Valencia han establecido una regulación o ley al ejercicio de la prostitución en zonas de tránsito público. Es decir, en las calles, avenidas, parques o lugares destinados a menores como los exteriores de los colegios, así como a grandes rasgos, en cualquier sitio que pueda suponer un riesgo para la propia seguridad vial y de la ciudadanía.

Por ello, en las calles de muchas ciudades supone una falta grave, con multas que pueden ir desde los 600 hasta los 30.000 euros por dicha actividad, tanto para los profesionales como para los clientes. Sin embargo, sí es cierto que existe cierta flexibilidad en determinadas calles y a ciertas horas, ya que es un negocio muy complicado de inculpar pues siempre se practica en el ámbito privado, lugar en el que se produce el intercambio de dinero por sexo, lo cual sería ilegal según el estado, aunque siempre hasta cierto punto.

El problema de la prostitución es que en muchos casos se produce un atasco en la reflexión jurídica, ya que en algunas situaciones los agentes de la ley permiten el ejercicio, mientras que en muchos casos sí que se producen severos castigos, incluso en locales privados.

Eso no exime, por tanto, que se trate además de una actividad que se ejerce de forma asimétrica debido a que la legislación se aplica de forma diferente según la ciudad y el entorno; en las zonas turísticas hay una mayor afluencia, lo cual no implica que existan menores castigos. Se trata, por tanto, de un problema debido a que se encuentra en el limbo completamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *