La necesidad de educación bilingüe para los más jóvenes

educación bilingue

Por mucho que se piense que el aprendizaje de varios idiomas puede entorpecer el desarrollo de los más pequeños, lo cierto es que no hay mejor etapa que la infantil para introducir el bilingüismo en la carrera académica. Eso indican al menos los incontables estudios científicos que se han ido realizando desde que las neurociencias irrumpieran en el panorama educativo.

Los beneficios del bilingüismo en la etapa infantil

Eso sí, las programaciones didácticas deben estar bien diseñadas para que todo funcione como un reloj suizo en las pequeñas cabecitas de los alumnos. Y cuando los pedagogos hablan de buenos diseños programáticos, se refieren a la inclusión gradual de las materias. Es decir, que la enseñanza tanto de la lengua materna como del segundo idioma (incluso del tercero, si se tercia) debe basarse en el equilibrio.

Siempre que el aspecto didáctico responda a la necesidad educativa y al punto de desarrollo de los alumnos, el aprendizaje de varios idiomas es más que recomendable. No solo enriquece el currículum escolar, además aporta una serie de beneficios difícilmente alcanzables de otra forma, especialmente en lo referente al aspecto cognitivo.

Beneficios cognitivos del bilingüismo

Junto a las actividades musicales y artísticas, hay pocas cosas que ayuden más a conformar las estructuras del cerebro que la educación bilingüe. Tal y como han demostrado algunos estudios psicológicos, los niños bilingües mejoran la inteligencia en todos sus espectros, obtienen mejores resultados académicos y presentan conductas creativas más ricas que los monolingües.

Evidentemente, estas ventajas no se consiguen sin un trabajo pedagógico previo que facilite la adquisición de los idiomas de forma gradual, sin presiones, con naturalidad y en entornos donde destaque el ocio. Es decir, para que los beneficios cognitivos asociados al bilingüismo sean reales, el proceso de enseñanza-aprendizaje debe producirse lo antes posible y siempre mediante el juego, como es el caso de la metodología usada en la escuela bilingüe CeiWonderland: el método Jolly Phonics.

Esta metodología bebe de prácticas educativas basadas en la inmersión lingüística en contextos lúdicos desde el nacimiento, dando prioridad a la interacción con docentes nativos. De esta manera, el bilingüismo no solo tendrá un impacto positivo en el cerebro de los alumnos, además mejorará notablemente las habilidades sociales y las expectativas culturales de los niños.

Beneficios socioculturales del bilingüismo

Parece obvio que el aprendizaje de más de un idioma proporciona calidad a las herramientas socioculturales, y así es. Para empezar, el bilingüismo da a la comunicación más vías creativas por varias razones. La primera se desprende de las diferentes connotaciones que tienen las palabras en los diferentes idiomas; la segunda, y más evidente, es que en una sociedad plural, conocer más idiomas además del materno facilita la conexión con personas de otras partes del mundo.

Está claro que en un mundo donde todo está conectado, donde las redes sociales son la piedra filosofal de la aldea global, el bilingüismo no solo se plantea como un mérito académico o una ventaja intelectual, sino como una necesidad básica para el progreso personal, social y profesional. Y esa es una necesidad que no se puede dejar de lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *